Prestar servicio es una actitud

Las redes sociales, las páginas web y los e-commerce han dejado de ser vitrinas

de exhibición y de venta, para convertirse en una suerte de mostrador en el que cliente pregunta, comenta, se queja y/o recomienda.


Que el cliente viva una experiencia positiva o negativa dependerá de nosotros,

de nuestro equipo, de la actitud con la que asumamos la imprescindible función

de atender al cliente.


¿No sabes cómo atender a tus clientes? Partamos de la siguiente aclaración: La atención al cliente no se trata de una sonrisa forzada o de meras respuestas preestablecidas.

Para que el cliente viva una experiencia debe sentir que la atención es auténtica,

que quien lo atiende en físico o a través de los medios sociales es un ser humano, igual que él, y que además disfruta lo que hace, que cree en el producto o servicio que ofrece y que lo conocer en profundidad.


Decir esto es muy sencillo, lo complicado es llevarlo a la práctica. Desde mi experiencia debo decir que la mejor manera de hacerlo es convirtiendo el servicio y la atención

al cliente en una actitud, es decir, en una forma de ser que siempre está con nosotros para que podamos ponernos en los zapatos del otro, y entregar no sólo lo que nosotros como clientes esperaríamos, sino un poco más: entregar lo que el cliente espera

de nosotros.


Esta actitud incluye que pongamos en práctica la observación y la escucha activa, además de aprovechar cada contacto con el cliente para hacerle preguntas y de esta manera acercarnos a sus necesidades y establecer las vías para satisfacer dichas necesidades.


Esta actitud no sólo debemos activarlas en el mundo offline, sino en el mundo online. Los internautas no somos famosos por ser pacientes, es por ello que la atención

al cliente ha de ser oportuna y con respuestas personalizadas.


No es fácil, pero con formación y con disposición se puede convertir la atención

al cliente, el servicio en algo más que el elemento diferenciador de una marca, se puede convertir en un camino para disfrutar cada interacción que tenemos con las personas en general y con los clientes en particular.


Recuerda que la atención al cliente no es una actividad sencilla, que no podemos cambiar a los clientes, que lo único que podemos cambiar es nuestra actitud, nuestra forma de asumir las formas del cliente, nuestra forma de asumir el trabajo que hacemos ante ellos.


En VöKvi creemos en el servicio y trabajamos constantemente para mejorar la atención a nuestros clientes y usuarios. ¿Qué estás haciendo en tu emprendimiento para convertir el servicio en una experiencia positiva para tus clientes?


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo